La víspera del examen

víspera examen

“Esto no se estudia que seguro que no entra”, Anónimo

Llevas exactamente 18.000 minutos, 30 horas o 3 días enteros dedicando todo tu tiempo al estudio de ese examen final. Le has dedicado todos tus esfuerzos y llegas a un momento crucial de todo el proceso: la víspera del examen. La noche anterior al examen es algo como el aterrizaje de un avión: llegas de golpe y sin darte cuenta se te ha pasado el tiempo en un suspiro.

De cara a poder hacer el mejor examen nunca recordado en el aula, vamos a describir el protocolo modélico que debes seguir para llegar en las mejores condiciones a la prueba académica.

Tema importante: la cena. Comer bien es el primer paso de todos, pero como en toda buena cadena, depende de las fases siguientes. Lo primero es el examen, y para hacerlo bien hay que dormir adecuadamente, y para descansar sin problema habrá que cenar algo sano. No hablamos de ensaladitas light cero por ciento materia grasa y cosas así, sino de una cena normal tanto en cantidad como en calidad. Nada de atracones ni nada de alimentos cuya digestión sea problemática. Lo último que quieres es pasarte la noche de arriba pabajo con el estómago revuelto y la mente distraída. Se trata de evitar todo tipo de problemas para garantizar un estado óptimo en cuanto entres al examen. Luego si ya ves que no tienes ni idea de las preguntas, pues bueno, ese será otro problema.

Estupendo, has cenado sin problema y tu madre te ha preparado un postre riquísimo. Siguiente dilema: ¿repaso final antes de irte a la piltra? Existen varias teorías al respecto. Unas apuestan por dar un repaso antes de planchar la oreja para tener una visión extra del temario. Otras defienden que el repaso debe producirse por la mañana de madrugón. Sea cual sea tu fórmula recuerda que debes dormir al menos 7 horas (bueno, de hecho 7 horas es lo ideal) para depositar conocimientos y cargar pilas para los momentos de máximo esfuerzo.

Toca irse al sobre. Lo normal es que el descanso suponga una inyección de batería para el día siguiente. ¿Trucos para dormir mejor? A parte de haber cenado bien y tener la conciencia tranquila por haber estudiado suficiente, existen algunas técnicas para dormir todavía mejor. Primero, abre un poco la ventana antes de meterte en la cama ya que refrigerar la habitación y ventilarla un poco dará un nuevo aire. Tómate un vaso de agua fría para regular la temperatura del cuerpo ya que lo normal es que suba y no puedas descansar bien. Por último, programa cinco o seis alarmas para el día siguiente ya que no te puedes quedar dormido. ¿Otro truco del almendruco? Sitúa el teléfono lejos de la mesilla de noche porque el gesto de levantarte a apagar el sonido te despejará un montón.

Tooootal. Si sigues todos nuestros consejos en la víspera de tu examen te irá de maravilla a la hora de sacar buena nota. Recuerda que la mejor noticia es que ya conoces la fórmula del éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *