¡Los 5 Mejores Consejos para el éxito de tu TFG!

5-CONSEJOS-TFG

Llega el cuarto año de carrera y parece que por fin ves el fin de un largo recorrido. Pues ¡mucho cuidado! Todavía te queda una parte fundamental, imprescindible y ya bien conocida por tus predecesores: la elaboración y defensa de tu TFG.

Aclaramos para los que están tan perdidos que todavía se piensan que es optativo o que sólo existe en carreras como Arquitectura: el TFG es tu Trabajo de Fin de Grado. Un trabajo que tiene más créditos de lo que nunca verás en tu vida, y que tienes que estar llevando a cabo -como mínimo- durante un curso.

Te damos 5 consejos que te ayudarán a enfrentarte a esta etapa y te asegurarán el éxito:

  • Elige bien a tu tutor

Si puedes elegir tutor para tu TFG, mejor que mejor, aunque sabemos que en algunas carreras lo asignan aleatoriamente. También puede ser que puedas elegir entre unos cuantos de una determinada especialidad, según el tema de tu trabajo. Nuestro consejo es que elijas bien al tutor, más allá de simpatías personales. Tiene que gustarle el tema de tu trabajo, ser una persona accesible, a poder ser un profesor que revise diariamente su bandeja de entrada de email y pase habitualmente por la facultad.

  • Márcate un calendario

Para realizar el TFG no tienes que ir a clase ni te mandan tareas semanalmente. Sí, eso está muy bien, pero cuando se trata de autogestionarse… Aunque no lo creas, la cosa se complica. Te recomendamos que te marques un calendario y unos objetivos, y que intentes cumplirlos, claro. Por ejemplo: cuando finalice el primer mes, tienes que tener claro el tema, la estructura y la bibliografía por la que vas a empezar. Cuando acabe el segundo mes, tienes que tener echa la introducción. Cuando acabe el tercer mes, tienes que tener escritas 20 páginas. Y así sucesivamente…

  • Ve a tutorías

Las tutorías dan pereza, pero en el TFG resultan vitales. Tu tutor es quien va a aprobar en primer lugar tu trabajo, y además va a ponerle una nota que determinará el éxito o fracaso de tu TFG. Por este motivo, te recomendamos que vayas a tutorías periódicamente y presentes a tu tutor lo máximo posible: el esquema principal, la bilbiografía, tus primeras páginas escritas… Si lo consigues, no te llevarás sorpresas en caso de que en el último momento tu tutor no apruebe tu trabajo.

  • Ponte al día con el lenguaje formal

Tu TFG va a ser un trabajo escrito, aunque termines presentándolo después. El tribunal recibirá una copia del trabajo y es eso lo que tendrá en mente durante tu presentación. Asegúrate de tener en cuenta los aspectos formales: redacción, bibliografía, citas, notas al pie de página, presentación, etc. Tienes que conseguir que tu trabajo sea fácil de leer y de comprender, que quienes te van a poner nota no se vuelvan locos leyéndolo.

  • Conviértelo en tu proyecto personal

Un año, en el mejor de los casos, es mucho tiempo para estar volcado en un mismo tema. Por eso te aconsejamos que elijas sabiamente de qué va a tratar tu TFG, porque vas a estar pensando y trabajando en ello durante mucho tiempo. Busca un tema que te interese y haz de ello tu proyecto personal, hazlo tuyo e implícate el máximo para estar motivado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *