Lo que no nos cuentan sobre el trabajo en la Universidad

LO-QUE-NO-TE-CUENTAN-EN-LA-UNIVERSIDAD

¿Estás estudiando tus últimos años en la carrera? Si es así, este artículo te ayudará mucho. ¿Has acabado de estudiar en los últimos años? Entonces te sentirás identificado y sabrás de lo que estamos hablando.

Más allá de excepciones en Universidades que tienen los pies en la tierra y que están en contacto con el mundo de la empresa, hay una serie de verdades que les da por no compartir con los estudiantes. Ni por parte de los profesores ni por parte del programa académico en sí mismo. ¿Qué pasa cuando acabas la carrera? ¿Hay vida después de la muerte?

Cuando terminamos la carrera, nos encontramos en una especie de limbo laboral: no tienes experiencia, pero ya no eres estudiante. Y además tienes ganas de hacer algo con tu vida y salir de la biblioteca. Pero… ¿Por dónde empezar?

Lo cierto es que durante los años de carrera casi todos vamos con nuestros pájaros en la cabeza, pensando que vamos a encontrar un trabajo súper chulo, y bien remunerado además. En definitiva, el trabajo de nuestros sueños, a medida, y encima nos va a gustar. ¿Por qué pensamos así? Porque nadie nos ha contado lo duro que es encontrar tu camino, identificar tus habilidades y encima hacerlas cuadrar con tus gustos. Y después de todo eso, que creedme, es dificilísimo, encontrar un trabajo que se ajuste perfectamente a lo que quieres.

No quiero desmotivaros, quiero compartir esto con vosotros y, si puede ser, abrir los ojos a algún que otro profesor, rector o académico universitario. La pregunta inevitable tras final de tus duros años de carrera se reduce a esto: ¿para qué me ha servido?

El mundo académico es maravilloso, feliz, reflexivo y crítico. Un verdadero paraíso para la mente. Pero al final de los finales, todos queremos seguir con nuestras vidas y ponernos a trabajar.

Por eso quiero compartir con vosotros algunas preguntas que me hubiese gustado plantear en mis años universitarios a mis profesores, a mis compañeros:

¿A qué puestos de trabajo reales puedo optar con este título? 

¿Cuál es mi perfil? ¿Cuáles son mis soft skills? Sí, cuando ves en ofertas de empleo que se busca a un candidato “analítico”, con “capacidad resolutiva” y que sepa “trabajar en equipo”. A simple vista, todos podemos analizar, resolver y trabajar en equipo, ¿verdad? Pues no.

¿Estoy hecho para prepararme una oposición? Y ya que estamos… ¿De qué va eso? ¿Qué posiciones hay? ¿Es fácil? ¿Qué implica? Sí amigos, nos falta mucha, muchísima información y algo de asesoramiento.

O tal vez tengo madera de investigador… ¿Cómo puedo saberlo? ¿Qué es lo que hace falta? No me gustaría darme cuenta de que no es lo mío a mitad de la tesis doctoral.

Deberíamos tener más información sobre lo que es la vida real, sobre la realidad profesional del sector en el que nos movemos. Pero no hay que esperar a salir de la Universidad, hay que hacerlo antes. Durante los años de carrera tomamos decisiones que a simple vista parecen superfluas, pero que más tarde desearíamos haber pensado mejor, haber estado mejor informados, o simplemente haber tenido más en cuenta nuestro futuro.

Mi consejo es que preguntéis: familiares, profesores, toda aquella persona que os crucéis que pueda daros su visión de las cosas. Y que seáis críticos y valoréis las respuestas que os encontréis. Nos jugamos mucho en las pequeñas decisiones, así que hazte cargo de las tuyas. Hasta aquí este intento de contaros lo que no nos cuentan, ¡seguiremos intentándolo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *