El gran peligro de no decir quién eres

NO DECIR QUIEN ERES

“La imagen que tiene de mí la sociedad no es la verdadera. Cuando hablan conmigo y me conocen de verdad, cambian de opinión”, Cristiano Ronaldo

Que levante la mano quien sepa el nombre de los fundadores de beWanted. Uno, dos, tres… Bueno, no está mal. Bien. Ahora que levante la mano aquellos que sepan cuál era su profesión antes de empezar la aventura que iba a cambiar el mundo. Uno, dos… ¿Nadie más? Vaya, al parecer todavía tenemos que seguir contando nuestros orígenes y nuestra historia. Eso ya lo haremos otro día, pero hoy toca hablar de un tema más urgente: tu persona dentro de tu presentación.

Las preguntas de examen que antes os hemos hecho tenían un motivo, y era el de explicaros que los socios de beWanted antes se dedicaban a la caza de talentos, al ya conocido headhunting. De su experiencia fichando ejecutivos y directivos de grandes firmas pasaron a los juniors. Y hasta hoy,

¿Y todo este rollo para qué? Pues para contarte que estos profesionales de los fichajes de empresa siempre hacen hincapié en la importancia de transmitir quiénes somos y no qué somos, algo a lo que estamos más habituados de lo que pensamos. Juan Torroba e Ignacio García-Drake tenían muchos años a la espalda encontrando a los mejores profesionales del país, grandes líderes a los que orientaban para impulsarlos a los mejores trabajos. Ellos saben perfectamente la importancia que tiene preparar una buena candidatura y transmitir en tu mensaje todo lo que puedes ofrecer a un equipo y a una compañía.

Cuando salimos de la uni todos estamos muy nerviosos por tener un CV súper currado: foto, idiomas, Cambria 12 con interlineado simple… Todo lujo de detalles de lo que has hecho y de lo que sabes hacer. Pero no dices nada de ti, nada sobre qué persona eres y todo lo que puedes aportar a una empresa. Si simplemente te presentas como una herramienta, como una llave inglesa con muchas funcionalidades, probablemente encuentres un trabajo, pero en cuanto llegue alguien que lo hace mejor o más rápido le darán tu puesto. Domino ocho idiomas, saqué una media de 9,2 en la carrera y he estado de intercambio en la Universidad de Princeton. ¡Oh, vaya, no está mal! Sin embargo dentro de unas semanas va a llegar el de los nueve idiomas, el que tiene una nota de 9,5 y que se pasó un año en el MIT. Seguro que sabes a lo que nos referimos: tienes que decir todo sobre ti, y lo que es más importante, en qué eres el mejor.

¿Te mola cocinar? Ponlo. ¿Eres un fanático del tenis? Ponlo también. ¿Estás enamorado de la cultura asiática? ¡Que lo pongas! “Pero…” Pero nada, eres una gran persona con experiencias no profesionales muy enriquecedores y el hecho de que sepas tanto de la vida puede ayudar mucho a tu nuevo equipo. Juan, nuestro big CEO, siempre cuenta del caso de aquella chica que le preguntó si debería poner en el CV que fui campeona de España de kárate, algo a lo que Juan contestó que sin dudarlo, que diría mucho de su perfil profesional.

Y es que a veces a nos damos cuenta, pero muchas de nuestras principales virtudes residen detrás de quiénes somos, y no de qué sabemos hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *