Empowerment: Entrega el poder a tus empleados

EMPOWERMENT

“Un hombre inteligente es aquél que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él”, John F. Kennedy

Estaba repasando uno de nuestros últimos artículos en el blog (Ideas Fundamentales para el inicio de tu Vida Profesional) y compruebo que en el vídeo Jack Ma habla del empowerment. Si es Jack quien le da tanta importancia a este tipo de gestión, llamadnos locos, pero creemos que debe funcionar.

El empowerment es la capacidad que tiene el superior de dar al inferior poder para crecer (profesional, personal o socialmente) recordando que crecer es tomar decisiones, ya sean buenas o malas.

Los jóvenes no aceptan el mundo tal y como se presenta

Bien, dicho esto: ¿cómo se aplica el empowerment a un becario? Una de las realidades a las que nos enfrentamos a menudo es que una empresa no sabe gestionar el talento joven que acaba de fichar. Hablamos de todas esas empresas PYMES que tienen de media apenas 7 empleados y que simplemente “vomitan” trabajo sucio en el junior. La responsabilidad no se traduce únicamente en una mera carga de trabajo. El curro sale tarde o temprano, pero confiar en alguien -joven- es mucho más que eso.

Nosotros creemos en las bondades empresariales que tiene depositar confianza en los junior por el hecho de que los jóvenes no aceptan el mundo tal y como se presenta, y avanzan hacia escenarios que alguien con otro tipo de experiencia no puede contemplar. Esta idea no es nuestra, sino de Tony Fadell (quien es considerado como uno de los padres del iPod) y que la comparte con todos en su charla TED. En sus palabras declara abiertamente que son los jóvenes quienes buscan romper con lo establecido, un punto de partida en el que deben empezar muchas empresas.

Contrata a gente mejor que tú y sube así la media de tu equipo

Y si hablamos del iPod o de grandes empresarios influyentes (los de verdad, no los de Instagram) tenemos que hablar de Steve Jobs. Steve siempre opinó que en Apple se contrataba a gente insanely inteligent no para decirles lo que tenían que hacer, sino para escucharles y fiarse de su criterio. Cuando en tu empresa encontráis a un verdadero crack y le sumáis a vuestro proyecto, escucharle porque probablemente  traiga nuevas ideas desconocidas. Otro de los comentarios que Steve también hizo fue que los mejores trabajadores son aquellos que saben lo que deben hacer sin que tú les digas nada: empowerment implícito.

En este sentido, y juntando todas las palabras, vemos que el elemento que tienen en común las visiones del empowerment es la confianza necesaria para depositar en otros. Confiar y confiar en los demás y en uno mismo, porque no tiene ningún sentido contratar a alguien del que no te fías.

Contrata a gente mejor que tú y sube así la media de tu equipo. Confía en los juniors y enséñales a pensar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *