Dinámicas de grupo: Cómo superar el ‘Juego de roles’

En beWanted Search hemos recibido numerosos emails y llamadas preguntándonos cuáles son las claves para superar una dinámica de grupo. Os vamos a exponer un ejemplo de dinámica muy común en los procesos de selección de candidatos: el juego de roles. 

Esta es una actividad en grupo en la que se os propone que asumáis un rol entre los propuestos. Normalmente se os plantea ir a algún lugar: a una isla, a la luna, a una selva, etc y uno de los personajes tiene que quedarse fuera por lo que tendréis que defender vuestro personaje para estar dentro sea el destino que sea.

Normalmente cada uno haréis una pequeña presentación para conoceros los unos a los otros, después de ello os dirán el caso y los roles que existen en el.

Cuando os presentéis todos, anotad quien es quien. Dirigiros al resto de los participantes por su nombre dirá mucho a vuestro favor.

Unas veces os lo asignan y otras veces os dan a elegir, en el caso de poder elegir, ¡hacedlo rápido para escoger con el que más a gusto os sintáis!

  • Aprovecha el tiempo que te den para crear un personaje imbatible, normalmente no te ponen límites y te dan pocos detalles acerca de tu personaje, en el tiempo que tengas para definir tu personaje decidirás tu suerte, luego será difícil que convenzas a nadie de que tienes que quedarte si tu personaje es flojo.
  • Durante la presentación de todos tus compañeros, toma notas! Muchas veces estamos nerviosos y pensando en cómo vamos a presentar nuestro personaje y no prestamos atención a datos que luego nos servirán para debatir mejor acerca de quién debe quedarse o irse.
  • Mira a todos cuando hagas la exposición de tu personaje, no solo al entrevistador.
  • No ataques al resto, defiende tu personaje enfatizando la necesidad de este pero sin criticar a todos los demás.
  • Defiende el resto de personajes que te resulten imprescindibles, puedes crear aliados y así haceros más fuertes
  • Los roles naturales como el líder, el colaborador, el “bien mandado” surgen de cada uno de nosotros, no se tienen que forzar y todos son positivos. Sólo hay dos roles que nunca debéis adoptar: el del interruptor que no deja a los demás hacer su exposición y el cuestionador: aquel que pone en duda absolutamente todo lo que dicen el resto de entrevistados.

 

Caso práctico:

Os pondrán por norma general un problema que seréis incapaces de resolver por vosotros mismos. Intentadlo si os dan tiempo para ello pero no os frustréis.

En este tipo de ejercicio lo que quiere ver el entrevistador es cómo trabajáis en grupo. Así que olvidaos de vuestro papel y aprovechad el conocimiento del resto del equipo para trabajar conjuntamente, solo así podréis resolver el problema que os hayan propuesto.

Si es necesario, dividiros en varios subgrupos, eso suele mejorar la eficiencia a la hora de resolver problemas.

Sed vosotros mismos, no finjáis ser quienes no sois, de ser así os contratarán en una empresa donde nunca estaréis a gusto. Recordad que estas y otras muchas más actividades relacionadas con la mejora de la mejora de la empleabilidad las podréis hacer en nuestro Programa de Talento ALTA. 

2 comentarios

  1. Una información muy buena para superar algunos de los impedimentos que tenemos en nuestra empresa y que nos ayuda a evolucionar para saber ocupar los máximos puestos posibles, muy interesante

  2. cursos ilustracion   •  

    Excelente caso práctico en el que hay que intentar sobreponerse a estos patrones de cada persona y así tener una formación más dual que nos permita conocer un poco de cada rama, grandes consejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *