Diferencias entre un trabajo interesante y uno estimulante

DIFERENCIAS-DE-TRABAJO-INTERESANTE-Y-ESTIMULANTE

“La diferencia entre la estupidez y la genialidad es que la genialidad tiene sus límites”, Albert Einstein

¿Os acordáis de los pasatiempos que venían en el periódico? Sí, ese trozo de papel que tus padres compraban para estar al día de la última información. Era como una especie de hoja grande de un tono gris (a veces color salmón) en la que hay fotos, letras y pasatiempos. Ahora todo queda en pantallas e interfaces, dejando de lado a las viñetas y los juegos que las redacciones proponían: crucigramas, sudokus, acertijos de lógica… Y como no, la búsqueda de las 7 diferencias. Hoy vamos a hacer ese juego entre un curro que pinta interesante y uno que parece estimulante. ¡Empezamos!

  • Cuando uno ve dos imágenes que parecen idénticas debe buscar pequeños matices casi impredecibles, pero uno de ellos es darse cuenta que un trabajo interesante está bien, pero uno estimulante mola, y de verdad. ¿Por qué? Simplemente porque sí. Algunos presumirán de horario o de sueldo, quizá de jefe incluso. Pero la clave reside en la pasión que te exige.
  • Cuando te preguntan por tu curro (y éste es interesante) no tendrás nunca problemas en hablar de él. Lo harás con cierta gracia y crearás algo de interés, es decir, transmitirás lo que a ti te transmite. Pero sin embargo, si eres tú quien toma la iniciativa y empiezas a hablar de tu pasión, tu trabajo, sabrás que este es estimulante.
  • Con esto te das cuenta de que un trabajo interesante atrae, pero uno estimulante enamora. Y hablando de tu empresa lo comprobarás, ya que a los demás les estimulas mientras transmites lleno de pasión qué es lo que hacéis para cambiar el mundo.
  • Porque admítelo, si el proyecto de tu empresa o del negocio en el que estás no aspira a cambiar el mundo… Muy estimulante no será. Una empresa interesante hace algo más grande, más rápido o también mejor que la competencia, pero todo curro que sea estimulante tiene un pequeño componente de querer cambiar el status quo.
  • Y en esto te das cuenta que un trabajo estimulante es aquel que te posee, que te atrapa y que no te deja escapar. Cada momento es bueno para pensar en el trabajo y no te supone ningún problema darle vueltas a tu proyecto en pleno fin de semana, por ejemplo. Un trabajo interesante lo posees tú y, ¡eh!, eso estás bien, pero digamos que da la sensación de que puedes de cualquier manera “abandonarlo” cuando quieras.
  • Un trabajo interesante es interesante per se, de eso no hay duda, pero un curro estimulante no lo es hasta que el trabajador así lo considera. Esto quiere decir que el interés de un trabajo reside en un aspecto objetivo, pero que sea visto como estimulante dependerá de un enfoque subjetivo.
  • Y por último, acudimos a un dato totalmente objetivo: el número de trabajos de cada tipo. Trabajos interesantes hay muchos ¡y qué gran noticia! pero trabajos estimulantes son pocos, y por lo general solo aparecen cuando tu así lo crees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *