¿En qué se diferencia un buen CV de un CV mediocre?

CV-MEDIOCRE

“El CV debe ser un trailer de tu persona: que apetezca conocer más pero que no cuente toda la película”, Julio Wais

Si hay algo que nos enseña el mercado es que a estas alturas de la película lo que se valora son los resultados y no los esfuerzos. Esta es la primera lección sobre un buen CV: lo importante es cómo queda. La última lección es que nunca son suficientes los recursos que puedes emplear, hay que darle vueltas. Pero antes de hablar de todo esto, un par de ideas clave:

  • Number one: un CV nunca te conseguirá un trabajo. El trabajo te lo dan después de haber pasado una serie de filtros y haber causado buena impresión en todos ellos. Un buen ceuve te consigue una entrevista, pero no un trabajo.
  • Number two: lo primero que transmite un CV es el esmero con el que se ha preparado. Esto ocurre siempre, no hay excepción. Lo importante es transmitir que te preocupa la búsqueda de trabajo y que te estás estrujando la cabeza por conseguir uno.

Bien, dicho esto, vamos con los detalles. Los curriculums mediocres existen y el punto en común que tienen no es la falta de color o de contenido sino una ausencia de impacto. Y pueden pecar por carencias o por excesos: no son pocas las veces que aquí en beWanted hemos visto más de mil palabras metidas a presión dentro de una cara de folio. Ni muy vacío ni muy lleno: cómodo.

Si tu CV no consigue una entrevista
de trabajo, es mediocre

Una buena presentación recoge en la cara de un folio quién eres, destacando no solo aspectos profesionales sino también personales. No digas que te gusta la literatura o el cine, eso queda muy vacío. Piensa en algún autor que te guste de verdad o una serie cinematográfica que te haya marcado: se concreto y demuestra interés por las cosas ya que si no eres capaz de ilusionarte con tu propio hobby, será muy complicado que lo hagas por un trabajo. Plásmalo todo ello en tu CV para que adquiera calidad, y recuerda que si éste no es capaz de conseguirte una llamada de teléfono o una entrevista, será un curriculum mediocre.

Por otro lado, un CV mediocre es aquel que no sabe filtrar, aquel que dice que cuando eras un adolescente hacías de canguro con los hijos del vecino. Queda muy inmaduro y muy poco profesional no saber distinguir lo importante de lo prescindible, y saber transmitir este hecho será clave. Se trata, al fin y al cabo, de hacer un buen trailer que invite a conocer más sobre quién eres. La respuesta que quieres conseguir es: “¡Anda! ¡Qué bueno! Vamos a llamarle para que nos cuente más”. Sugiere quien eres pero dejando a tu interlocutor con ganas de más info.

Recuerda que tratas con gente que
desayuna, come y cena ‘curris’

Por último, como te comentábamos arriba, es esencial que se note que ha sido pensado, que tenga los elementos suficientes de originalidad. Date cuenta que estás tratando con gente que desayuna, come y cena curriculums, así que ya te las puedes apañar para que sea diferente. Dale al coco, prepara un borrador y revísalo al día siguiente. Te vas a dar cuenta de que es malísimo, toca empezar de nuevo. Se muy crítico y pregúntate a ti mismo si tu CV pasaría el filtro de una empresa, solo mejorando crecerás como profesional. ¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *