Dedicado a todos los profesores que nos han marcado

DIA-DEL-PROFESOR

“El maestro deja una huella para la eternidad”, Henry Adams

Y llegó un importante día para todos en general, pero en concreto para los estudiantes: el Día del Maestro. Desde beWanted queremos reivindicar el papel del maestro, del profesor, del ‘enseñante’, esa persona que se preocupó en su día porque nosotros aprendiéramos. Siendo esta una profesión tan digna como otra cualquiera, son los profesores quienes con mayor frecuencia suelen admitir que su trabajo es altamente gratificante y que el impacto que generan les llena por completo. Hoy recordamos el legado que todos ellos depositaron en nosotros, pero cabe preguntarse qué fue aquello que tanto nos impactó.

Todos sabemos que el profe de toda la vida, ese que sientes que cuida de ti muestra debilidad por los alumnos y lo refleja su cercanía con los alumnos. Es bueno recordar a gente como Alfonso, quien con su peculiar trato de tú a tú al universitario se ganaba con los años la confianza da cada estudiante. Humor y naturalidad en toda regla. Una cercanía que pasa por querer conocer bien a cada estudiante, algo que hacía Carmen una profesora capaz de que las asignaturas más complicadas fueran imposibles de suspender. Gracias a sus clases solo con atender a la lección se retenían los conceptos.

A Paco no le valía un aprobado sino que sacaba lo mejor de cada alumno

Pero que exista un vínculo fuerte y una relación cercana, no significa que la exigencia desaparezca. A Paco por ejemplo no le valía un aprobado sino que sacaba lo mejor de cada alumno a base de práctica, práctica y práctica. Incansable pero efectivo dicen sus alumnos. La exigencia bien enseñada consiste en dar a entender al estudiante que hay mucho más mundo ahí afuera y que el hambre por descubrir nuevas ideas no debe cesar. Almudena consiguió con su entusiasmo por la asignatura de Historia del Arte que muchos estudiantes apostaran por estudiar ésta materia como carrera en la universidad. Exigir al candidato para que éste termine exigiéndose a sí mismo.

José enseñaba las distintas maneras de entender la belleza

De la exigencia a la inspiración. Un buen profe desafía intelectualmente a sus alumnos, les reta constantemente. José, un joven profesor, abría los ojos de los estudiantes y enseñaba las distintas maneras de entender la belleza. Inspiración en estado puro a través del arte. Algo que también hacía Manuel. Más allá de dar clases de música en el colegio hablaba con sus alumnos sobre la vida y lo que esta significa. Los profes top saben que la clave no está en aportar conocimientos, sino en sacar la mejor versión de cada uno.

Con todo ello la influencia que se les atribuye a los profesores es fundamental para entender, no solo la carrera de una persona, sino toda su vida personal. Roberto enseñó en sus distintas asignaturas cosas muy bien adaptadas a la vida profesional, algo que sin duda sus alumnos agradecieron pasados los años. No se trata de ayudar al chaval que tienes sentado delante en el pupitre, sino de echar un cable al adulto que dentro de unos años tendrá un importante desafío. Algo que entendió a la perfección Pablo, un profesor de Economía cuya capacidad humana le llevó a influir notablemente en la vida de muchas jóvenes promesas.

Lo reconocemos, tenemos debilidades por los profesores. Son personas que en muchos casos suponen la palanca que cualquiera necesita para dar un salto tanto en el plano académico/profesional como personal. ¡Gracias todos vosotros por todo lo que nos enseñasteis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *