CV para novatos: acabas de terminar y no sabes cómo empezar

cv-para-novatos

Todo comienzo tiene su encanto”, Goethe

Hay que reconocerlo: tiene mérito. Tu último año ha sido duro entre los exámenes finales y el trabajo fin de grado. Los proyectos te han tenido ahogado y parecía que no llegabas a las fechas de entrega. Y aun así has sacado tiempo para ir a un par de charlas y conferencias sobre cómo crear un currículum desde cero.

Cual bebé que está dejando de gatear para empezar a caminar, permítenos que te demos algunas claves para entrar en el mundo profesional de la mano de tu CV. La clave de todo pasa por responder a una pregunta de base: ¿Qué imagen quieres dar? Nosotros en beWanted conocemos muchos perfiles de candidatos y sabemos la importancia que tiene causar una buena impresión ya sea en una hoja, en una llamada de teléfono o en una entrevista.

Échale un ojo a nuestro post sobre los tipos de CV según tu perfil. La idea es que sepas cómo quieres que se vea. Para eso te animamos a que mires, no muchos, sino muchísimos currículums que hay en internet y que te pueden servir de mucha ayuda. Sobre todo para descartar modelos. Un buen ejercicio que puedes hacer es buscarlos en “Google imágenes” y cuando destaque uno, obsérvalo bien. Es como jugar a ser reclutador de recursos humanos: detectas el CV que destaca.

Siguiente pregunta: ¿Con qué recursos cuentas? Puede parecer poco importante, pero en función de lo que vaya a aparecer en el documento tendrá que ir en un orden u en otro. Tienes que darte cuenta que optas a un primer empleo y por lo tanto interesa más tu experiencia y logros profesionales que los académicos. Esto significa que ya eres mayor, tienes que contar al mundo lo que has hecho dentro del ámbito laboral. Y claro, consciente de ello, apuesta por resaltar la info que mejor habla de ti. ¿Has estado de voluntariado? ¡Ponlo! ¿Tu media académica no es muy buena? No la digas. ¿Hablas 6 idiomas? ¡Tiene que aparecer lo primero! Puntos fuertes y puntos débiles; bueno, si los puntos débiles no aparecen tampoco pasa nada. Por favor, no te estamos diciendo que mientas. Simplemente te lo decimos porque hemos visto algún que otro crack repleto de talento pero que cuya principal cualidad era esconder sus virtudes.

Por último, toca hacerlo llegar a las empresas. No te recomendamos que repitas información, así que si envías un mail con el documento, procura escribir algo interesante que invite a abrir el currículum, pero que no lo repita. Breve, preciso y personalizado. Esos son los mejores mensajes. Si escribes 8 líneas, das 8 oportunidades para dejar de leer. Si compartes 15 ideas, se olvidará de todas. Si tu mensaje es estándar, en recursos humanos lo despreciarán. Y recuerda que oportunidades para contactar con las empresas hay pocas, muy pocas. Tu piensa que cuánto antes empieces a enviar currículms antes empezarás a recibir “noes”, y de eso solo puedes aprender.

Pero hablamos de un ejercicio de comunicación, o lo que es lo mismo, emisión y recepción. Es altamente recomendable facilitar el feedback. Plantea ese escenario en el que te quieren responder y  necesitan acordarse de ti. ¿Qué elemento va a destacar para que te recuerden? Tres trucos: Una buena foto, pero una buena de verdad, una que te identifique. Un nombre o apellido llamativo. Si tu segundo nombre o tu segundo apellido no es común, seguro que se acordarán, algo que pasa con las palabras extranjeras. Y por último, tu nombre grande para que se vea. Haz fácil de encontrar tu CV entre tanto papeleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *