Cómo empezar a trabajar tu marca personal

TRABAJAR-MARCA-PERSONAL

“Nike no quiere hacer productos para todos, quiere hacer productos para campeones”, Simon Sinek

¡Bueno, bueno, bueno! Texto importante para mayores así que no te queda más remedio que coger papel y lápiz (como haces cada vez que lees un artículo de nuestro blog, jeje). Empezamos.

Lo primero que tienes que saber es que una marca personal es lo mismo que una buena identidad. Ahora como todo lo novedoso se ponen nombres guays a las cosas, y lo que de toda la vida se había llamado personalidad, ahora es marca personal. Ahora todo tiene un toque mucho más mercantilista, como los “influencers”, pero debes recordar que una marca personal no es nada más y nada menos que tu propia identidad.

Dicho debes ser consciente de que todo lo que hagas, para tener una buena marca, es darle identidad a tus acciones. Pongamos un ejemplo: el esfuerzo. Todo lo que hagas tiene que tener el enfoque del esfuerzo, como podría ser el caso de un voluntariado, correr una maratón o estar estudiando un programa extra a tu formación. Se trata de localizar valores que te representen y que puedan ser materializados en proyectos.

Luego será fundamental que seas bueno en algo, es decir, el mejor en algo. Y no te preocupes porque todos somos el mejor en algo. Apuesta por tus habilidades, conócete a ti mismo y demuestra cuales son. Si tienes capacidad de alinear los valores que has elegido con tus habilidades le darás una gran fuerza a tu marca.

A su vez, apunta, debes tener un buen discurso. ¿No tienes uno? Pues ponte a trabajar en el. Hablamos de que en cualquier momento debes tener capacidad para explicar (a quien sea) en qué consiste tu apuesta profesional/personal. Sería un poco como narrar tu curriculum dando pequeños tintes dramáticos/personales que den más valor a tu discurso.

Por último, fíjate cómo otros trabajan su marca personal, pero gente que sea buena. Busca ídolos y fíjate en héroes, gente que tenga valores (da igual que sean los mismos que los tuyos) y observa cómo ellos mismos preparan su marca y su discurso. Seguir -buenos- ejemplos es fundamental y querer seguir aprendiendo, también.

Por último, ojo, como joven existen riesgos a la hora de crear tu propia marca personal. El fallo más grande de todos es elegir un trabajo inapropiado para ti. Cuando llegas un poco acelerado de la facultad y te agobias así casi de repente es muy importante que no aceptes cualquier trabajo que se presente. Viene a ser un poco así como salir con la primera persona que aparece por delante después de una ruptura: es tentador por venir de un mal momento pero lo que debes hacer es ver si realmente te conviene o no. ¡No hay nada mejor que la mente fría para crear tu propia marca personal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *