Cómo ayudar al candidato en la entrevista

COMO-AYUDAR-AL-CANDIDATO

“No basta levantar al débil, hay que sostenerlo después”, William Shakespeare

Lo primero de todo es “suavizar” el título. No se trata de que le ayudes así tal cual, sino de dar un pequeño apoyo para que el candidato se pueda centrar en lo importante. Es verdad que la vestimenta o el lenguaje tiene su relevancia, pero lo que creemos que -en algunos casos- puede dar beneficios es dar un pequeño empujón.

Toootal, que creemos que hay algunos aspectos que puedes contemplar para que el joven e iluso candidato pueda ir con un poco más de confianza.

Creemos que puede ser interesante decirle de antemano al candidato qué es lo que vas a valorar. Es decir, comentarle en qué aspectos vas a fijarte para que él los prepare o los tenga en cuenta. Esto puede servir para ver si vale o no en caso de que ni siquiera se los haya preparado, pero en caso de que sí prepare la entrevista podrás ver cómo ha hecho para estar ready de cara a la entrevista.

Otro detalle importante es que como profesional top que eres de los recursos humanos, quieres velar por lo intereses de tus empleados, tanto los que ya están contratados como los potenciales. Es decir, que no se trata de que uno se porte bien con los que ya forman parte del club, sino también con aquellos que tienen intención de unirse a tu empresa. Por ello, te animamos a que recomiendes lecturas a los candidatos que vas a recibir, es decir, desde breves artículos hasta libros incluso. Pocas cosas valora más el candidato que ver a una empresa que, independientemente de si le coja o no, se vuelca en él.

En esta línea a la hora de volcarte en el candidato, contempla dar feedback según termine la entrevista. Es verdad que algún tiempo es necesario para valorar las respuestas que te ha dado el candidato: ese tono, ese gesto, esa respuesta… Todo hay que analizarlo pero seguro que algo le puedes comentar al candidato antes de que se vaya. Transmite algunas sensaciones (las justas y necesarias) al final de la entrevista

Y bueno, no toda la ayuda debe quedar en la entrevista que mantenga contigo, sino en la que vaya a mantener con un tercero. Puedes “chivarle” algunos trucos al candidato cuando se vaya a enfrentar al directivo o al ejecutivo de turno. Le ayudará a ir con menos presión y, sobre todo, si todos los candidatos parten con este apoyo, ninguno tendrá ventaja sobre el resto.

Dicho esto: es posible ayudar a un candidato, echarle una mano para que se pueda centrar en lo importante. Establecer un pequeño círculo de confianza quitará muchas preocupaciones y miedos que uno pueda tener. Al fin y al cabo, todos hemos sido alguna vez candidato y todos querríamos haber tenido una asistencia de base.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *