Asuntos de mails comprometidos en tus primeros correos

ASUNTO_MAILS

“Los cautos rara vez se equivocan”, Confucio

¡Jajajajajajaja qué bueno! Sí sí, nos estamos riendo de ti y de tu cagada por mandar ese mail con ese asunto. Mira que poner “el proyecto más aburrido del mundo” y enviárselo a tu jefe… ¡Vaya tela!

Hoy queremos hablar de los asuntos de mail a los que nos enfrentamos los últimos días. En la oficina de beWanted estuvimos comentando la semana pasada esos primeros días de becario cuando llegas nuevo a la empresa y todavía te pones nervioso cuando mandas un mail. Toma nota porque vamos a comentar algunos momentos de “tierra trágame” que se dan justo 0,001 segundos después de darle al botón de enviar, #ylosabes.

Empezamos por un clásico: los asuntos en blanco. Bueno, debemos advertirte que preocuparte por estos asuntos no te servirá de mucho ya que te pasarán durante toda tu carrera profesional. El famoso “(sin asunto)” va a estar siempre ahí y no se pasará de moda.

También están los asuntos en “borrador”, esos correos que preparas para enviar dentro de la carpeta borradores y que luego mandas a destajo sin fijarte. Algunos ejemplos son “Mail proyecto junio” o “Correo para el pesado del jefe”. Sí, sabemos que de esta manera identificas más ágilmente los mails, pero te pueden jugar una mala pasada.

Luego nos encontramos con esos asuntos desactualizados, muy típicos en las grandes cadenas de mails que se confunden entre ellas. Son los correos que suelen incluir alguna fecha o algún dato numérico que puede no estar muy ajustado al contexto.

Otra gran cagada es escribir asuntos con una dirección de correo. Aquí hay varios niveles: lo típico que copias/pegas un mail y te equivocas y pones el mail de un compañero; o mucho peor aún, cuando incluyes una dirección que tendría que ir en copia oculta. Ten mucho cuidado sobre todo cuando escribes a un cliente. Double check siempre!!

Un asunto que no se ve mucho pero que también tiene su riesgo es el que copias y pegas de otra cadena de correos. Seguro que te ha pasado alguna vez que quieres mantener la identidad de un correo pero querías empezar de nuevo y pensaste que era buena idea responder a aquel… ¡Un follón!

Por último, tenemos que hablar de los asuntos más complicados. Los asuntos para: vacaciones, permisos, renovaciones, horarios… Todos esos correos van a ser un gran sufrimiento por el que vas a tener que pasar. Date cuenta de que tu jefe tiene en la cabeza cosas mucho más importantes en las que pensar que un día puedas salir 40 minutos antes porque tienes médico, pero intenta mandar los mails en los que pides algo en los momentos adecuados. ¡Mucha suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *